Séneca, filósofo, pensador y político de la Roma Imperial aseguraba que “cuando un hombre no sabe donde navega, ningún viento le es favorable”. Para que no te pase esto y puedas quedarte a la deriva, que mejor momento que ahora que comienza agosto para ofreceos una selección de relojes náuticos con los que surcar los océanos sin riesgo de perder el rumbo, competir en las múltiples pruebas náuticas que se celebran en nuestras costas o fondear en alguna tranquila cala a tomar el aperitivo y disfrutar del dolce far niente sin perder prestancia deportiva y elegancia máxima. Todo se puede…

En esa línea, fuera a parte de los relojes deportivos inteligentes, nosotros nos decantamos por modelos de estética oceánica, siempre robustos, resistentes a los golpes, fiables, con prestaciones específicas y por supuesto, sumergible. Así, inspirados en el rico patrimonio que une a Rolex con el mundo de la navegación desde los años 50, la gama de relojes Yatch-Master de la firma suiza combinan funcionalidad y estilo, además de reunir la tecnología específica de un cronógrafo de regata diseñado para las competiciones de vela y herramienta básica de navegación para algunos de los principales patrones de regatas a nivel internacional.

Distinguido, audaz y reinterpretado el pasado invierno, el Yatch Master II se equipa con el bisel Ring Command que funciona como dispositivo para la cuenta atrás programable, herramienta básica en la salidas al campo de regatas, así como un movimiento automático Perpetual, cierre de seguridad desplegable Oysterlock así como un sistema de extensión Easylink muy útil para poder llevar el reloj por fuera de la chaqueta chubasquero si las condiciones así lo requieren. como el bisel Ring Command bidireccional de 90ºgatas a nivel internacional. tamos por modelos siempre robustos, resistentes a l

 

Eternamente elegante y todo un tributo al poder y la pureza del mar, el Marine Chronometer de Ulysse Nardin es la última encarnación de la historia única de la firma relojera suiza, y equipa los últimos avances en cronometraje mecánico de precisión. Máxima expresión del rendimiento técnico y el hermoso diseño, este reloj incluye movimiento automático, caja de acero de 42 mm. hermética y esfera azul con correa de piel y cierre desplegable. Todo un prodigio de elegancia extrema de la factoría de Le Locle.

Sin ser un reloj específicamente diseñado para la navegación, si que es el Tag Heuer Aquaracer Calibre 7 GMT un modelo inspirado en el universo acuático, además de suponer un modelo especialmente apreciado por los amantes de los relojes deportivos de elegancia máxima. Dotado de una caja de 43 mm. y caja de acero con calibre automático, dispone de una reserva de marcha de entre 42 y 46 horas y estanqueidad hasta los 300 metros. Caracterizado por su bisel deportivo en azul y rojo, es un reloj cómodo y robusto que gana en la muñeca de los patrones más experimentados y avezados.

Magnifico ejemplo de reloj-herramienta, el Pelagos de Tudor es un reloj de buceo más que de navegación, pero dispone de una mecánica de altas prestaciones que hace de él el mejor compañero de aventuras. Disponible en versión para zurdos, equipa una caja de titanio y acero de 42 mm., reserva de marcha de hasta 70 horas además de garantizar su hermeticidad hasta una profundidad de 500 metros gracias a su válvula de helio, esencial para conservar el reloj durante las llamadas inmersiones de “saturación”. Elegante, deportivo, eficiente y muy fiable, además dispone de versión en negro o azul deportivo.