Como cada temporada, el salón Baselworld 2017, referente internacional y creador de tendencias a nivel global de la industrias de la relojería y la joyería, volvió a celebrar una nueva edición, la número 100, de esta muestra que acogió durante la última semana de marzo a los principales actores y marcas del sector, quienes presentaron numerosas novedades y piezas singulares ante un público profesional ávido de nuevas propuestas y lanzamientos. Así, en una edición marcada por el convulso clima político, social y económico que atravesamos a nivel internacional, así como por el impulso de la conectividad y la tecnología al servicio de la industria relojera, la muestra ha servido como en cada edición para tomar el pulso al sector, dejándonos una feria cuyo resultado, en términos generales, ha sido moderado frente a las altas expectativas generadas. Aún así, en el capítulo de novedades introducidas por las marcas, la presente edición no ha defraudado a los asistentes y hemos asistido a una muestra plena de lanzamientos e innovaciones que no han dejado a nadie indiferente.

 

 

Entre las novedades de esta edición, la firma suiza Rolex presentó un nuevo modelo en su colección Cellini, el Moonphase, dotado de una visualización inédita del ciclo lunar de 39 mm y disponible en oro Everose de 18 quilates, además de introducir seis nuevos modelos dentro de su colección Oyster. En este sentido, coincidiendo con el 50º aniversario del modelo Sea-Dweller, este modelo de buceo profesional se reinventa ahora con una atrevida, y ampliada, caja de 43 mm y se equipa por primera vez de una lente “Cyclops” para mejorar la lectura de la función fecha. Además, el modelo Sky-Dweller, todo un clásico de los grandes aventureros y exploradores, se presenta este año en versiones de acero combinado con Rolesor blanco y Rolesor amarillo y mejoras en su sistema de visualización con luminiscencia de larga duración, entre otras innovaciones, mientras que el cronógrafo de regatas Yatch-Master II pasa a estar equipado con una nueva esfera dotada de índices que mejoran la orientación de la lectura así como de nuevas agujas que diferencian claramente el minutero del segundero gracias a una cápsula luminiscente. En cuanto al modelo Cosmograph Daytona, la enseña relojera presentó tres nuevas versiones en oro amarillo, blanco y Everose de 18 quilates, todas ellas equipadas con el innovador brazalete Oysterflex, mientras que en el modelo Datejust 41 se ha introducido una nueva versión en acero 904L y otra en Rolesor blanco que combina acero y oro blanco.

 

 

Por su parte, la firma Tag Heuer, coincidiendo con el 55 aniversario del modelo Autovia, presentó una nueva edición del mítico cronógrafo de piloto con funciones actualizadas y mecánica contemporánea pero de líneas retro fieles al modelo original de 1962 y que ahora se presenta con un diámetro de 42 mm. (frente a los 39 de su antecesor), un movimiento cronógrafo de manufactura propia totalmente renovado (el calibre HEUER-02) y bisel graduado de doce horas.

 

 

En su caso, Tudor también se ha sumado al carro de las novedades, con cuatro nuevos modelos dentro de su familia Heritage Black Bay, una línea emblemática inspirada en los primeros relojes de submarinismo de la marca. Así, ha presentado el modelo Chrono, su primer cronógrafo de manufactura propia, el Steel, una nueva versión diseñada totalmente en acero con bisel de acero pulido y que introduce la función de fecha en esta gama, el modelo S&G, con una nueva versión de acero y oro amarillo y el modelo 41, con un diámetro renovado, una caja media más fina y un bisel fino en acero pulido que junto a un cristal de zafiro plano crean un aspecto minimalista, elegante y más formal que el resto de “hermanos” de la gama Heritage Black Bay. Además, Tudor también presentó una reinterpretación de la línea femenina Clair de Rose con tres tamaños diferentes y seis diseños disponibles en exclusiva en acero y movimiento mecánico.

 

 

Finalmente, entre las novedades de nuestras marcas favoritas de relojería, la enseña italiana Bulgari introduce por primera vez la piel en su colección Serpenti, después de emplear Tubogas y cerámica, así como presentó el reloj ultrafino más delgado del mercado, el Octo Finissimo Automatique, una pieza de récord con un grosor total de tan solo 5,15 mm. y un movimiento de carga automática de únicamente 2,23 mm. de grosor para un diámetro de 40 mm.