Hablar de Rolex es hablar de calidad, precisión y elegancia atemporal. Al comprar un reloj de la firma suiza, estas variables son innegociables, y van intrínsecas en la pieza que se ha adquirido. En su preocupación porque cada pieza mantenga su funcionalidad y prestancia original, Rolex pone al servicio de sus clientes un protocolo de mantenimiento a través de los distribuidores y servicio técnicos oficiales, del que GR Barcelona forma parte, con un espacio exclusivo dotado de maquinaria y tecnología mas novedosa y un experto equipo de cuatro relojeros formados por personal cualificado de la marca helvética.

Este proceso de mantenimiento Rolex esta diseñado para asegurar que todo reloj que salga del taller de GR Barcelona cumpla con todas las especificaciones estéticas y sus funciones originales, revisando por completo cada mecanismo, dotándolo del acabado original a cada pieza y garantizando la total precisión y hermeticidad del reloj, todo ello con el trato minucioso característico de la firma.

El procedimiento de mantenimiento Rolex, se articula en torno a diez pasos que detallamos a continuación:

1. Desmontaje.

Apertura de caja y extracción del mecanismo, para proceder al desmontaje completo de caja y brazalete.

2. Limpieza del mecanismo.

Desmontaje y comprobación de todas las partes mecánicas, para proceder a su limpieza por ultrasonidos en soluciones con formulas especiales.

3. Sustitución de componentes.

Se examina cuidadosamente y por separado cada componente del mecanismo y se identifica cuales necesitan ser sustituidos o reparados. Únicamente se utilizan piezas de recambio originales y suministradas directamente por las oficinas centrales de Rolex en Suiza.

4. Lubricación y montaje.

Una vez realizados los pasos anteriores se procede al montaje y lubricación de todas las piezas del mecanismo con los lubricantes mas avanzados. Cada componente funcional del mecanismo se lubrica cuidadosamente para minimizar la fricción y evitar el desgaste. De esta forma se asegura que el mecanismo del reloj siga funcionando con precisión.

5. Ajuste de calibración.

Para asegurar la precisión el relojero ajusta meticulosamente el volante, este tiene una frecuencia de 690.000 latidos por día, y se comprueba su funcionamiento. A continuación se comprueba, regula y observa detenidamente el reloj durante varios días para verificar el funcionamiento del mismo.

6. Pulido y satinado de la caja y brazalete.

La misma atención especial que se dedica durante el mantenimiento del mecanismo de su reloj, podemos encontrarla en el mantenimiento de la caja y el brazalete. Tras la limpieza inicial se examinan con esmero y se repara cualquier componente desgastado o dañado por piezas originales de Rolex. Posteriormente se realiza con precisión el pulido y satinado para devolver el brillo y la estética original a cada pieza, para terminar el trabajo con un lavado por ultrasonido.

7. Montaje de la caja.

La caja se monta cuidadosamente y se sustituyen todas las juntas, tubo y corona para garantizar la impermeabilidad.

8. Pruebas de impermeabilidad.

La caja del reloj se verifica de forma rigurosa para asegurar que cumple los requisitos de resistencia a la presión. El proceso consta de tres pasos, una prueba de vacío, una de compresión y una de condensación, las cuales revelaran el mínimo signo de humedad dentro de la caja.

9. Control de calidad final.

En cada etapa del proceso de mantenimiento se practican rigurosas pruebas de calidad. Durante el control final se verifica la reserva de marcha, la precisión y la apariencia estética del reloj, de acuerdo con las especificaciones de fabricación para garantizar los estándares de calidad posibles mas elevados.

10. La garantía de mantenimiento de dos años.

Después de un mantenimiento completo, su reloj Rolex queda cubierto por una garantía internacional de dos años, excluyendo de dicha garantía cualquier daño o deterioro que resulte de un accidente o de una utilización inapropiada del reloj, así como por cualquier intervención realizada por servicios no autorizados por Rolex o toda utilización de piezas o accesorios no fabricados por Rolex, quedando anulada así la garantía.

Asimismo, le recordamos que Rolex recomienda realizar un mantenimiento completo aproximadamente cada 5 años. Le esperamos en nuestro establecimiento para realizarle una valoración sin compromiso del estado de su reloj, en el cual podrán visitar nuestro servicio técnico.